Loading...

Sodalita

Medida: 3.2 cm

(Precio no incluye cadena)

1 disponibles

S/ 139.00

Categoría:

Comparte este producto:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Share on telegram

Sodalita

La sodalita une la lógica con la intuición y abre la percepción espiritual, trayendo información de la mente superior al nivel físico. Esta piedra estimula la glándula pineal y el tercer ojo, y profundiza la meditación. Cuando se está practicando la meditación potenciada por la sodalita, es posible usar la mente para comprender en qué circunstancias te encuentras. Esta piedra infunde un deseo de verdad y un impulso idealista, posibilitando que seas fiel a ti mismo y defiendas tus creencias. La sodalita limpia la polución electromagnética y puede ponerse sobre los ordenadores para bloquear sus emanaciones. Resulta útil para las personas sensibles al «síndrome del edificio enfermo» o a la bruma electromagnética. Esta es una piedra particularmente útil para el trabajo en grupo, pues aporta armonía y solidaridad de propósito. Estimula la confianza y el compañerismo entre los miembros del grupo, favoreciendo la interdependencia. Elimina la confusión mental y las ataduras intelectuales. Fomenta el pensamiento racional, la objetividad, la verdad y la percepción intuitiva, junto con la verbalización de los sentimientos. Al calmar la mente, permite que se reciba nueva información. La sodalita estimula la liberación de los viejos condicionamientos y las estructuras mentales rígidas, creando espacio para poner en práctica las nuevas comprensiones.

Psicológicamente, esta piedra aporta equilibrio emocional y calma los ataques de pánico. puede transformar una personalidad defensiva o hipersensible, liberando los temores nucleares, las fobias, la culpabilidad y los mecanismos de control que te impiden ser quien eres. Potencia la autoestima, la autoaceptación y confianza en uno mismo. La sodalita es una de las piedras que sacan a la superficie las cualidades de la sombra para que puedan ser aceptadas sin juicio  (La Biblia de los Cristales. Judy Hall)